martes 28 de mayo de 2024 - Edición Nº2001

Deportes | 12 may 2024

Liga Profesional

Independiente sufrió una dura derrota en Avellaneda

El Rojo tuvo un flojo encuentro y cayó con Talleres 3 a 1 en el Libertadores de América - Ricardo Enrique Bochini y acumula cuatro partidos sin ganar en casa. Alexis Canelo fue expulsado en el final del primer tiempo.


Invitame un café en cafecito.app

Otra vez sopa con la T. Los hinchas dieron vuelta la página, renovaron las ilusiones, pero, tras el pitazo final, la historia volvió a estar caldeada y hostil. Y parece cada vez peor. Nuevamente se retiraron ante una lluvia de insultos y silbidos.

En la primera parte, como siempre sucede, el Rojo comenzó mejor y con gran actitud, en busca del triunfo. Sin embargo, todo eso decayó rápido. Es que, a los 7 minutos, Gustavo Bou asistió a Federico Girotti para que defina de tijera, Rodrigo Rey no pueda contenerla y abrió la cuenta. Pero el Rey de Copas reaccionó rápido. A los 9, Gabriel Ávalos sacó un centro, Matías Catalán puso la cabeza y marcó en contra, para poner tablas en el resultado.

Los dirigidos por Carlos Tévez fueron con todo a dar vuelta el cotejo, pero le faltaba profundidad en ataque. Por su parte, el conjunto cordobés mantenía el empate. Pero todo cambió a los 45 minutos, cuando Alexis Canelo quiso jugar con su compañero, pero le propinó una fuerte patada a Ulises Ortegoza, Yael Falcón Pérez le mostró la tarjeta roja y el local quedó con uno menos. Canelo se retiró ante una lluvia de abucheos.

Aprovechando el contexto del partido, Talleres salió a jugar la segunda mitad de principio a fin, atacando permanentemente. Mientras tanto, Independiente se defendía y casi no tuvo ideas ofensivas. Rey tapó varias pelotas, pero el asedio de la visita fue imparable, casi no dejaba pensar a los jugadores rojos.

La única destacable del Rojo en el complemento fue una salida rápida de Rey, una excelente corrida de Santiago López, Ignacio Maestro Puch definió y Guido Herrera le contuvo el grito de gol. No hubo mucho más de parte del Rey de Copas en ataque. Luego, se dedicó a contener la ofensividad rival.

Pero a los 36, gran jugada colectiva, centro de Rubén Botta y cabezazo de Marcos Portillo para poner el 2 a 1 para los cordobeses. Los jugadores quedaron estáticos, especulando que había sido fuera de juego.

El clima del estadio quedó más que caldeado. Los cánticos contra la dirigencia y jugadores no tardaron en llegar. Para colmo, sobre el final, Lucas González fue expulsado por un supuesto codazo, pero lo llamaron a Falcón Pérez del VAR para que la revise y, ante una multitud de hinchas insultándolo y revoleándole objetos por su mal arbitraje, se retractó y sólo le mostró amarilla.

Para llenar el cartón, a los 51 minutos, la T sacó un contraataque, Portillo se la dejó a Ramón Sosa, quien disparó desde mitad de cancha, al ver a Rey adelantado, y selló el 3 a 1. La gente estaba más que resignada con el equipo. Cuando el referí pitó el final, el estadio explotó de bronca contra todos.

Una vez más, Independiente tuvo una actitud similar a la que tuvo hace un mes contra el mismo adversario. Esto ya no lo soporta el hincha. No presionan, no van al frente, no hay ideas de ataque, pocos remates. Eso enfurece al público.

Más allá de sus errores, algunos más groseros que otros, es muy fácil sólo insultar al árbitro y hacerlo responsable de la derrota, pero el equipo tampoco ayuda a llevar adelante el partido y ganarlo. El próximo rival será Platense el domingo a las 15:30 en Vicente López.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias