domingo 21 de abril de 2024 - Edición Nº1964

Educación | 3 abr 2024

Salud

Viandas saludables para los más chicos

El sobrepeso y obesidad son muy frecuentes en las infancias. Nutricionistas del Hospital de Clínicas de la UBA brindan recomendaciones sobre educación alimentaria.


Invitame un café en cafecito.app

Que los chicos coman saludablemente se torna un desafío después de pasar por un verano donde es más frecuente consumir helados, hamburguesas, papas fritas y otros platos típicos de paradores y demás puntos de interés turístico. Y más aún cuando no hay “kioscos saludables” en la mayoría de los establecimientos y las campañas de concientización para alimentarse sanamente no abundan. La Lic. Laura Soledad Romano (MN 3011), nutricionista del Área de Pediatría y Maternidad del Hospital de Clínicas de la UBA, afirma que puede continuar la tendencia en el aumento de la obesidad infantil.

“La recomendación es que tanto en el verano como durante el año se mantenga una alimentación saludable con menúes que incluyan todo tipo de preparaciones y nutrientes. Es fundamental la educación alimentaria y el ejemplo desde casa, ya que, si los niños tienen el hábito de consumir alimentos sanos en el hogar, es más frecuente que los quieran en el colegio”, sostiene Romano. 

Sí además los chicos se involucran en la preparación de la comida, el éxito es aún mayor. “Es muy importante que participen activamente en la elaboración de la misma. Esto tiene dos beneficios: suelen estar más interesados al momento de comer y pueden incorporar alimentos nuevos. Pero claramente participar, no es sinónimo de elegir lo que van a llevar, ya que no siempre es la mejor opción. Es responsabilidad de los adultos sugerir diferentes alternativas para que juntos puedan planear adecuadamente lo que va a llevar”, aclara la especialista.

Si bien Romano explica que es ideal planificar la alimentación de los chicos con un especialista en nutrición y que las cantidades de comida difieren según las edades y el estado nutricional de cada niño, en líneas generales recomienda que la vianda incluya:

  • . Alimentos de diferentes grupos: que tenga vegetales y frutas, cereales y legumbres, carnes y huevo y grasas saludables. Algunos ejemplos de cada uno:
  • . Verduras: tomate, lechuga, pepino, zanahoria, repollo, remolacha, choclo, calabaza, papa, mandioca, acelga, zapallitos, brócoli, tomate, etc.
  • . Cereales y/o legumbres: arroz común o integral, fideos, avena, harina de maíz, porotos, lentejas, arvejas, garbanzos, etc.
  • . Carnes y huevos: carne vacuna, pollo, pescados, cerdo, huevo.
  • . Grasas de origen vegetal: aceites de girasol, oliva, canola, etc.; frutos secos (nueces, almendras, maní, etc.); semillas (chía, lino, sésamo, girasol, etc.).
  • . Frutas: naranja, manzana, banana, pera, uvas, ciruela, melón, sandía o ananá, bien lavadas y como postre o ingrediente según el menú.

Cuantos más colores tengan los alimentos de la vianda, tendrá más variedad de micronutrientes, es decir de vitaminas y minerales. Como detalle aún más llamativo, se pueden utilizar algunos cortantes con formitas para las frutas o vegetales.
 

Comida hecha en casa: priorizar la comida casera y evitar los alimentos ultraprocesados, como caritas de papa o formitas de pollo. Estos aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles, como obesidad, diabetes, hipertensión arterial entre otras.

  • . Bebida: elegir agua o preparar agua saborizada casera sin agregado de azúcar.
  • . Métodos de cocción: utilizar poca cantidad de aceite y, como método de cocción, el horno, la parrilla, la plancha, cocinar al vapor, hervir o saltear.
  • Condimentos: controlar la adición de sal y usar más condimentos aromáticos como hierbas, limón o vinagre.
  • Kioscos: Si los chicos quieren consumir golosinas y snacks en el kiosco, se sugiere pautar algún día en la semana que lleve plata y compre lo que desee. Pero claramente charlado con el adulto y que comprendan que es de consumo poco frecuente.

Otro punto importante es la conservación de las comidas y la higiene a la hora de elaborarlas. “Tenemos que mantenerlos refrigerados hasta colocarlos en la vianda. La misma tiene que tener aislante para conservar el frío y siempre utilizar refrigerantes para llevarla de un lado a otro. De esta manera podremos mantener la cadena de frío para que el contenido sea consumido de forma segura. Además, es importante recordar siempre que, para que los alimentos sean seguros es indispensable la higiene a la hora de la preparación, principalmente lavado de manos y una adecuada higiene de los alimentos”, concluye Romano.

Fuente: UBA

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias