domingo 21 de abril de 2024 - Edición Nº1964

Avellaneda | 3 abr 2024

Historias de vida

De Avellaneda al mundo: quién es María José Campos, la campeona nacional de ajedrez

Comenzó a jugar a los quince y aspira a ser la primera mujer de la región en conseguir el título máximo de Gran Maestro Absoluto.


Oriunda del barrio de Wilde ubicado en Avellaneda, María José Campos se convirtió en la primera mujer argentina en ganar el X Floripa Chess Open Fort Atacadista 2024, el torneo más importante de ajedrez de América Latina en el que compitieron casi 500 jugadores. En diálogo con la Agencia de Noticias Científicas de la UNQ, la “jugadora del pueblo”, como la apodan, cuenta cuándo nació su amor por el ajedrez, cómo se prepara ante cada partida y cómo influyó el barrio en su formación. “Aspiro a tener el título de Gran Maestro Absoluto que es el más alto que puede tener un jugador profesional. En América Latina aún no lo tiene nadie y quiero alcanzarlo para abrir camino a otras mujeres”, declara.

María José Campos tiene 25 años, es Maestra Internacional de ajedrez y hace diez años jugó su primera partida en un centro cultural en La Plata. Esa misma semana vio la película ‘En busca de Bobby Fischer’, que relata la vida de un niño con un gran talento para este juego pero que se ve muy exigido por su padre. La combinación de estos dos hechos despertó la pasión de Campos: “Me enamoré de un juego de cálculo y de estrategia. Me fascina que cada pieza tenga su movimiento y que uno pueda crear la jugada que quiera”.  

Desde aquel momento hasta la actualidad, jugó partidas para principiantes, intermedios y avanzados hasta alcanzar campeonatos nacionales e internacionales. Así, ganó un campeonato sudamericano, participó en la Olimpiada de Ajedrez 2022 en India, representó a Argentina en el Mundial de Ajedrez 2023 realizado en Polonia y se consagró campeona argentina de Ajedrez Femenino el año pasado.

Créditos: María José Campos.

Campos admite que no todo es color de rosas: aunque desde hace unos años hace maravillas con las piezas, al principio experimentó algunas frustraciones que le permitieron crecer profesional y personalmente. “Como cualquier deporte, el ajedrez te hace que te superes como persona ya que aprendés de los errores y de las jugadas propias y de los demás. Perdí varias competencias y pensaba ‘¿qué está pasando? Si le dedico muchísimo tiempo a esto’. Y de repente fui a una competencia, gané y clasifiqué para el mundial. ¿Cómo puede ser si me estaba yendo mal? Se trata de eso, persistir y no darse por vencida. Para mí, es un orgullo representar a mi país”, relata. 

En su día a día, la ajedrecista lee libros sobre el juego, analiza jugadas o arma partidas con otras personas de manera presencial o por internet para practicar; a la vez que realiza deporte y posee una buena alimentación para tener resistencia ya que algunas partidas pueden durar hasta horas. A la hora de enfrentar a un rival, analiza previamente sus jugadas.

“Cuando terminamos las partidas, me quedo con los demás jugadores viendo lo que hicimos. El ambiente del ajedrez es muy respetuoso, amigable e inclusivo y, si bien está cambiando, todavía somos pocas las mujeres que vamos a torneos y me gustaría que eso cambie”, cuenta.

Campos se consagró campeona argentina en 2023. Créditos: María José Campos.

La jugadora del pueblo

Asistir a campeonatos de ajedrez es costoso y, en ese sentido, Campos recibe la ayuda del municipio de Avellaneda con Jorge Ferraresi a la cabeza. “Estoy muy agradecida con el intendente porque me permite cubrir algunos gastos, como alojamiento o comida”, señala.

A su vez, amigos y otros jugadores apodaron a Campos la “jugadora del pueblo” porque su progreso en el ajedrez fue y es acompañado por otras actividades que hace en su barrio, como natación en el Polideportivo José María Gatica en Villa Domínico.

“Acá hay muchas actividades municipales a las que puede asistir cualquier persona, grande o chico. En el Gatica (como se conoce al polideportivo) hay natación, yoga, atletismo. Es muy importante que la sociedad tenga eso al alcance de la mano, se conecte con el deporte y desconecte de la tecnología. Estoy muy contenta por ser parte de Avellaneda”, enfatiza.

Nota: Luciana Mazzini Puga | UNQ

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias