viernes 23 de febrero de 2024 - Edición Nº1906

Deportes | 13 may 2023

Liga Profesional

Desahogo rojo

Independiente tuvo un buen partido y venció agónicamente a Tigre 2 a 1 con goles de Nicolás Vallejo y Martín Cauteruccio para desprenderse de la zona de abajo y quedarse en el pelotón.


Invitame un café en cafecito.app

Por: Santiago Montenegro

¡Que desahogo! Los tres puntos eran más que necesarios. Los había perdido a lo último contra Argentinos y hoy no dio ventaja ante el Matador, por lo que, por el momento, se olvida de la parte de abajo. Sin embargo, no hay que descuidarse y seguir sumando para acercarse al siguiente objetivo: entrar en una Copa internacional.

El Rey de Copas empezó mejor y bien punzante arriba. A los 4 minutos, Martín Sarrafiore lanzó un buen ataque, pero lo derribaron. El árbitro Nazareno Arasa dejó seguir, la pelota le cayó a Nicolás Vallejo, encaró, remató un bombazo y la clavó al ángulo del primer palo para abrir la cuenta. El equipo de Ricardo Zielinski estaba con más actitud y quería estirar la ventaja. Lo complicó siempre por la banda izquierda. Por su parte, el conjunto de Victoria jugó tranquilo y a los pases, sin abusar del pelotazo.

A los 25 minutos, en una de las primeras llegadas de los dirigidos por Diego Martínez al área rival, Mateo Retegui definió desde el piso y la pelota impactó en el brazo de Sergio Barreto. Arasa no lo vio, lo llamaron del VAR, lo hicieron rectificarse y sancionó penal para la visita. Discutido si fue o no porque primero la tocó Retegui y después pegó en el Checho. Lo cierto es que se cobró y, a los 30, Retegui lo ejecutó a un palo, Rodrigo Rey se tiró al otro y marcó el empate.

El encuentro fue más parejo, ida y vuelta, pero entre la defensa visitante y Rey salvaron lo que era un segundo tanto en contra de su arco. Lo que faltaba, por momentos, era la imprecisión en los pases en ambos lados. Muy pocos eran seguidos.

En el complemento, Independiente volvió a hacerse dueño de la pelota, aunque volvió a costarle acomodarse para dar pases precisos. Mucho juego de pelotas largas y pocas por abajo. Tigre estaba más replegado y buscaba el error rival. Sin embargo, tuvo escasas aproximaciones al arco y dejó llegar a su adversario.

A los 28 minutos, Cauteruccio metió un gran buscapié para que aparezca Mauricio Cuero y ponga el 2 a 1. Pero apareció el asistente y posteriormente la ratificación del VAR para ahogarle el grito de gol debido a un fuera de juego de Caute. Eso sí, el último tramo del partido iba a teñirse de color rojo porque las aproximaciones fueron abundantes.

Un cabezazo de Matías Giménez que salvó Emmanuel Aguilera en la línea, un remate de Javier Báez que tapó Gonzalo Marinelli (Arasa sancionó insólitamente saque de arco), una definición de Giménez que se le fue afuera frente al arco. Ninguna iba adentro, pero el Rey de Copas estaba muy cerca de anotar. La gente lo percibía por la garra que ponía el equipo.

Hasta que, a los 49 minutos, excelente centro largo de Sergio Ortiz para que la baje Giménez, sacó el buscapié y apareció el pie goleador de Cauteruccio para poner sellar el 2 a 1 y explote el Libertadores de América – Ricardo Enrique Bochini en un grito de gol. El VAR, comandado por Fernando Espinoza, le puso suspenso un tiempo, pero luego lo ratificó y volvió a salir la euforia de todo el público. Desahogo infernal. Y más aún cuando Arasa concluyó el partido. Una fiesta fue el estadio.

Independiente hoy mereció el triunfo. Fue casi siempre superior a Tigre, que sólo salió a defender y prácticamente no tuvo llegadas netas para anotar. Pero la definición precisa de lo que fue en la tarde de Avellaneda fue “Desahogo”. El llanto no se hizo esperar en las tribunas. Hay mucho para corregir, sí, pero esta alegría no se la saca nadie a los hinchas. Ya se arrimó al pelotón. El próximo rival será Arsenal en Sarandí el jueves a las 21:00. A seguir sumando, Rojo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias