jueves 08 de diciembre de 2022 - Edición Nº1464

Avellaneda | 12 nov 2022

Deporte

A 59 años de la muerte del “Mono” Gatica: historia del ascenso y caída de un deportista popular

Pobre y luchador desde que era muy pequeño, aprendió a defenderse a los golpes y hacer de eso una profesión. Boxeador popular, con gran pasión y compromiso con la gente humilde, conoció la fama, el dinero y a Perón; la caída de su líder político le trajo un declive en su carrera y su vida. José María Gatica murió a los 38 años. 


Invitame un café en cafecito.app

Por: Lucas Farina

El 12 de noviembre de 1963 murió el popular boxeador José María “el Mono” Gatica. Había sido atropellado, dos días antes, por un colectivo de la línea 295 en la esquina de la cancha de Independiente (Herrera y Pedro de Lujan) tras salir del enfrentamiento contra River Plate, donde había ido a vender muñequitos de colores. 

El “Mono” –como se lo apodo en el mundo del boxeo- nació el 25 de mayo de 1925 en la ciudad de Villa Mercedes, San Luis. A los 7 años de edad se mudó con toda su familia a Buenos Aires, oriundo de una familia extremadamente pobre tuvo que trabajar desde muy chico como lustrabotas en Plaza Constitución para poder ayudar en su casa.

Lugar donde comenzó a tener reiteradas luchas callejeras para poder mantener su puesto de trabajo, fue ahí donde un comerciante de la zona lo vería y lo introduciría en el mundo del boxeo, se trató de Lázaro Koczi, quien tenía vínculos en el mundo del box, fue la persona que le ofreció participar por dinero en combates irregulares.  En este espacio es donde adquirió una gran pasión por el deporte que lo llevaría al estrellato. 

El 7 de diciembre de 1945 debutó en una pelea profesional contra Leopoldo Mayorano, a quien noqueó en el primer asalto, ese mismo mes a un ritmo frenético ganaría dos peleas más, ya entrado el año 1946 ganaría siete combates al hilo, en donde en uno de ellos enfrentaría a quien se transformaría en su archirrival de la época Alfredo Prada, con quien se repartieron las victorias en las cinco ocasiones que se enfrentaron. 

Tuvo un perfil sumamente popular, lo seguían grandes multitudes en sus enfrentamientos en el Luna Park, uno de los pocos que dejaba gente sin poder entrar  un miércoles por la noche. Fue generoso como pocos, sus beneficiarios eran los sectores más humildes, el “mono” era la expresión de pueblo en una época totalmente polarizada por la política. Las peleas en las que participaba significaban dividir el Luna Park entre Peronistas y Antiperonistas, en descamisados y contreras.

El por entonces presidente de la Nación Juan Domingo Perón gran fanático del boxeo, asistía junto a su esposa Eva Duarte de Perón a los combates que se realizaban en el Luna, donde había generado un gran aprecio y simpatía por el boxeador, quien siempre demostró su adhesión hacia el peronismo, tanto es así que el presidente con su esposa fueron los padrinos de su primera hija María Eva Gatica. 

Tuvo su noche de oro, cuando desde la presidencia se financió el viaje a los Estados Unidos para combatir y vencer al local Terry Young en el 4to round por Knock out técnico. Gracias a  esta pelea logró combatir en enero de 1951 contra Ike Willians, campeón de peso liviano, en el mítico Madison Square Garden de Nueva York, quien lo llevó a la lona en tres ocasiones en el primer round.

Tras la caída del peronismo con la autoproclamada “revolución libertadora” y la proscripción del movimiento, comienza el declive del boxeador, en donde se le irían cerrando las puertas. Durante su carrera tuvo 96 combates en donde ganó 86 peleas y 72 por  Knock out. Su último combate fue frente Jesús Andreoli, en un antiguo gimnasio de Lomas de Zamora, provincia de Buenos Aires, luego de vencer a su rival por knock out técnico, fue detenido de inmediato por la policía de la provincia por no contar con licencia de boxeador. 

Para poder subsistir intervino en exhibiciones de catch o en veladas pugilísticas de escasa categoría donde a veces enfrentaba entre tres o cuatro contrincantes por noche, además de desempeñarse en distintos oficios, como profesor de educación física en el centro deportivo n°2 de La Plata, a su vez trabajó en dos restaurantes, donde su presencia era la atracción principal.

Fue así que el 10 de noviembre de 1963, mientras salía de la antigua “doble visera” donde fue a vender muñequitos de colores,  en un partido donde independiente enfrentaba a River Plate, fue aplastado por un colectivo de la línea 295 a escasos metros del estadio, el accidente le produjo múltiples lesiones en todo el cuerpo generando que agonizara por dos días, cuando finalmente el 12 de noviembre se concretaría su deceso.  Inmortalizado en 1993 en la película “Gatica, el Mono” del gran cineasta argentino Leonardo Favio que con su inigualable calidad y sensibilidad nos cuenta la historia del boxeador. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias