jueves 08 de diciembre de 2022 - Edición Nº1464

Deportes | 7 nov 2022

Trofeo de Campeones

En una final picante y dramática, Racing salió campeón del Trofeo de Campeones

Al igual que contra Tigre, la Academia revirtió el resultado y venció a Boca 2 a 1 con goles de Rojas y Alcaraz para consagrarse del último título que se disputó en el año, previo al inicio del Mundial de Qatar. El partido no logró finalizar por la cantidad de expulsiones que recibió el Xeneize.


Invitame un café en cafecito.app

Por: Santiago Montenegro

Mucha expectativa en la previa. Boca clasificó directo a la final por ganar la Copa de la Liga y el Torneo Binance, mientras que Racing venía de dejar afuera a Tigre, en el choque de subcampeones. El estadio Único de Villa Mercedes, conocido como La Pedrera, quedó repleto, aunque los de Avellaneda fueron perjudicados porque la tribuna que le dieron tenía un espacio que no podía ocuparse, mientras que del otro lado no pasó. Sin embargo, la cancha puntana explotaba, no entraba un alfiler. Boca quería el tercer título del año, mientras que la Academia buscaba el primero. El recibimiento fue espectacular de los dos lados, con mucha fiesta y colores. Las ansias que había por que comience el encuentro eran enormes.

El choque fue parejo en la segunda parte. Ambos equipos se midieron y buscaban el gol mediante pelotas paradas. A los 18 minutos, Frank Fabra lanzó un buen centro lejano, la pelota la recibió Nicolás Briasco para que la baje de pecho, se acomode y remate al segundo palo para abrir la cuenta. Pero rápidamente llegó la igualdad. En un contraataque, Matías Rojas corrió por el medio, probó desde afuera del área, floja reacción de Agustín Rossi y clavó el empate. A pesar de que Racing tuvo más la pelota, el conjunto de la ribera fue más punzante y generó más oportunidades, más que nada por el sector de Sebastián Villa. Facundo Mura tuvo mucho trabajo, pero le costó neutralizar al colombiano. Hasta ahora, el partido se desarrollaba bien.

La segunda parte fue distinta. El juego fue más brusco. El encuentro fue detenido en incontables ocasiones por la cantidad de faltas que hubo. El foco más grande estuvo allí. En cuanto a ocasiones, Racing tuvo las mejores, pero la más clara fue el tiro de Carlos Alcaraz que impactó en el palo. Por el lado de Boca, la más clara fue un cabezazo en soledad de Guillermo Fernández que fue a las manos de Gabriel Arias. Pero en el final ocurrieron los inconvenientes más graves que conllevaron a un tiempo suplementario más violento y picante. Villa y Carbonero se pelearon en la mitad de la cancha y el árbitro Facundo Tello decidió expulsar a los dos. Así concluyó el tiempo reglamentario, ya anticipando lo que se iba a venir en el extra.

En el suplementario, el cotejo fue hostil, brusco. Ya no era un clima de final de fútbol, sino de otro deporte. Así fueron a buscar el gol que les dé el Trofeo de Campeones. A los 9 minutos del primer tiempo extra, Alan Varela le propinó una patada a Aníbal Moreno en la entrepierna y Tello le mostró la segunda amarilla y, acto seguido, vio la roja para dejar con 9 a su equipo. Y acá se terminó de descontrolar todo, de cara a la segunda etapa. Y todo se puso aún peor cuando, a los 12, Gonzalo Piovi lanzó el centro y Alcaraz apareció de cabeza para revertir el resultado y explotar de euforia a todo el mundo racinguista. Otra floja reacción de Rossi. La alegría, el llanto, el festejo, todo era celeste y blanco. Sin embargo, la bronca e impotencia era azul y amarilla. 

Es que Alcaraz realizó un festejo desmedido frente al público xeneize y se desató una locura irreversible en la cancha. Una vez calmada la riña, el referí expulsó a Alcaraz y a Advíncula, mientras que también echó a Jonathan Galván, de Racing, a Carlos Zambrano y a Diego González, de Boca, quienes estaban en el banco de suplentes. Con el enfrentamiento hiper caliente, los dirigidos por Hugo Ibarra (había visto la roja en el final del tiempo reglamentario) fueron a buscar bruscamente el empate. Frank Fabra pegó enojado y Tello lo expulsó por doble amarilla, mientras que el VAR visualizó un gesto contundente de Darío Benedetto, que daba alusión a que todo estaba arreglado, y también vio la roja. Como el Xeneize quedó con 6 hombres en cancha, el partido culminó y consagró campeón a la Academia.

Imagen

Al margen de todo lo ocurrido, el equipo de Fernando Gago dio otra muestra de actitud, de nunca claudicar. Contra Tigre revirtió un 2 a 0 y ahora con Boca dio vuelta un 1 a 0. Cuando parecía que estaba todo dado para definir el título en la tanda de penales, Alcaraz llegó a través de uno de los puntos fuertes de Racing y una de las debilidades del conjunto de la ribera en defensa: la pelota parada. Los dirigidos por Ibarra perdieron la cordura luego de las expulsiones y todo se hizo adverso. Eso le jugó en contra. En el tiempo reglamentario jugó bien, pero le faltó precisión y tranquilidad para definir. De esta manera, Racing consiguió su primer título del año y el único de la Capital Nacional del Fútbol. Se le escapó el Torneo Binance en el final, pero encontró revancha en el Trofeo de Campeones.

En conclusión, ¿Cuántas expulsiones hubo? Sin contar la de Ibarra fueron 10, siete del lado de Boca y tres del lado de la Academia. Además, hubo 10 amarillas, cinco de cada lado. Una pena cómo terminó la última final del fútbol argentino del 2022.

¡FELICITACIONES RACING!

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias