jueves 06 de octubre de 2022 - Edición Nº1401

Cultura | 23 sep 2022

Universidad Nacional de Lanús

Pichuco 4: Un bandoneón argentino y del conurbano

Este proyecto que nació en el 2009 y que tiene como impulsora a la rectora de la Universidad Nacional de Lanús, Ana Jaramillo, se encuentra actualmente en su cuarta etapa y sigue evolucionando en todos sus componentes y sonidos.


Invitame un café en cafecito.app

Por: Lucas Farina

El bandoneón es el alma de una de las expresiones culturales más populares de nuestro país, como lo es el tango, sin embargo es muy difícil de conseguir ya que son muy pocos los que lo fabrican, además de ser un instrumento muy costoso.

Es así que ante la necesidad de preservar la música popular de nuestro país, nace desde la propia rectora de la Universidad Nacional de Lanús (UNLa), Ana Jaramillo (Bandoneonista aficionada y miembro de la Academia Nacional del Tango), la idea de crear un bandoneón que sea casi 100% nacional, a excepción de los peines que son importados. El proyecto lleva el apodo del gran músico Aníbal Troilo. 

Recorrido del “Pichuco”

El camino comenzó en el 2009 con un equipo comandado por el director Roberto de Rese, los investigadores  Roberto Crespo y Guillermo Andrade y los docentes Andres Ruscitti y Diego Velazco. El trabajo dio inicio desarmando un bandoneón con el fin de estudiarlo y simplificar el diseño para poder industrializar el proceso de elaboración, el fin: mantener un eslabón de la música popular de nuestro país y que sea de bajo costo.  

Su primera etapa fue en el año 2012, cuando se elaboró un prototipo con una impresora 3D, estaba pensado para ser desarrollado en escala industrial con piezas de inyección. 

En el 2016 con el cambio de gobierno el proyecto tuvo un cambio drástico de recurso y tuvo que apelar al espíritu cooperativo, es así que surge la idea del “Pichuco 2”, tuvo un rediseño casi por completo llevándolo a una fabricación casi artesanal, en el cual se hicieron algo más de 10 instrumentos con colaboración de la Casa del Bandoneón, quienes prestaron máquinas para los muebles y fuelles.

Ya en el 2020, se dio inicio al “Pichuco 3”, este se encontraba fabricado casi íntegramente por la facultad, solo se hacía por fuera de la institución, el corte con láser de la madera y se importaban los peines. Este presenta la particularidad que  fueron hechos con madera de los antiguos muebles del ferrocarril (estos provienen de los antiguos talleres ferroviarios de Remedios de Escalada, que fueron abandonados tras la privatización de los ’90). Se crearon 30 bandoneones con los que se realizaron talleres en distintas escuelas, bibliotecas del sur del conurbano.

En la actualidad, el Pichuco se encuentra en su cuarta etapa en la que sigue evolucionando y mejorando su sonido, estética  y presencia. El miércoles 14 de septiembre pasado fue presentado en la feria de la música que reúne fabricantes de instrumentos y se realiza en el predio de la Sociedad Rural, CABA. Allí se pudo observar todas las evoluciones que tuvo y conversar con el equipo que lleva adelante el proyecto. 

Materiales

Además, cabe destacar que los materiales que no se pueden reciclar de los antiguos muebles provienen de distintas localidades el conurbano, por ejemplos los cartones inferiores son de una cooperativa de Lanús, la tela de los fueyes es de una fábrica de Burzaco y los fenoles de las tapas o algunas piezas interiores provienen de una maderera de Wilde.

Objetivo

Así como decía que uno de los objetivos es la preservación de un instrumento icónico de la música popular del país, también tiene como objetivo el promover el uso de este y brindar clase a chicos de distintos barrios de la zona sur del conurbano bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias