miércoles 06 de julio de 2022 - Edición Nº1309

Avellaneda | 22 jun 2022

Policiales

Un preso que iba a ser juzgado por homicidio en Avellaneda atravesó los barrotes de la celda y se fugó

El prófugo, de 20 años, se sacó las esposas, dobló los barrotes de la celda y huyó de los tribunales de la celda. Tres agentes del Servicio Penitenciario bonaerense están demorados.


Invitame un café en cafecito.app

Joel Maximiliano Gómez  iba a ser juzgado por homicidio calificado. Mientras ayer esperaba en un calabozo de los tribunales de Avellaneda, se sacó los esposas, dobló los barrotes de la celda, pasó entre ellos y se escapó. Todo quedó filmado por las cámaras de seguridad del lugar, que debían ser vigiladas.

La fuga ocurrió poco antes de las 14, el delincuente continúa prófugo y es intensamente buscado. Por el hecho hay tres agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense demorados, uno de ellos es quien debía monitorear las cámaras de seguridad. “Dejó la campera y las esposas en el baño y se fue”, comentó un investigador.

Luego de salir, el joven se dirigió a un baño, donde dejó abandonada una campera roja y las esposas, para finalmente escapar corriendo del edificio por el sector trasero del estacionamiento, cuyo portón se encontraba abierto.

A raíz de lo sucedido tomó intervención la comisaría 2da. de Avellaneda y el Grupo Táctico Operativo (GTO) realizó el relevamiento de las cámaras de seguridad. En las imágenes se visualiza que Gómez sale del edificio a las 13.36 y que vestía remera negra con pantalón de jeans, zapatillas blancas.

 

Además se trata de un joven delgado, de tez blanca y una altura de un metro setenta, informaron fuentes policiales. El imputado se encontraba detenido con prisión preventiva a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 del Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús, que iba a juzgarlo por un homicidio cometido en 2020.

Por este motivo, el juez Martín Pizzolo, que preside el TOC 1, dio intervención en primer momento a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 especializada en Violencia Institucional, que no adoptó temperamento alguno para con el personal del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

En tanto, la fiscal Alejandra Olmos Coronel, a cargo de la UFI 1, dispuso del secuestro de los teléfonos celulares de los agentes del SPB y una serie de medidas tendientes a localizar al prófugo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias