domingo 25 de octubre de 2020 - Edición Nº690

Avellaneda | 28 sep 2020

Operativo

Allanamiento y clausura de un establecimiento clandestino en Piñeyro

Durante el operativo se realizó la clausura definitiva del establecimiento, ubicado en Entre Ríos 1457, que realizaba actividades de curtido y teñido de cueros, volcando efluentes sin tratamiento a la vía pública y causando un grave perjuicio ambiental


A partir de la violación reiterada de clausuras previas y las denuncias de vecinas y vecinos, la Fiscalía Nº 3 del Juzgado de Garantías Nro. 10 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora -Sede Avellaneda- ordenó el allanamiento a una curtiembre clandestina de la localidad de Piñeyro, que tuvo como resultado un operativo conjunto de fiscalización del que participó ACUMAR, junto a la Policía Ecológica de la provincia de Buenos Aires y el área de Fiscalización de la Secretaría de Producción, Política Ambiental y Empleo del Municipio de Avellaneda.

El allanamiento tuvo el objetivo de constatación de los procesos que se llevan a cabo en el lugar, relevar los permisos y habilitaciones necesarios para realizar la actividad y todo lo relacionado con el proceso productivo. También, para constatar irregularidades que resulten perjudiciales para la salud, realizar el secuestro de elementos probatorios y requisa personal e identificación de las personas que allí se encuentren, detectar las posibles infracciones y órdenes de clausura vigentes, para finalmente proceder a la clausura definitiva.

Durante el operativo llevado a cabo en la mañana del jueves 24 de septiembre, se procedió a realizar la clausura definitiva del establecimiento, ubicado en la calle Entre Ríos 1457, del barrio de Piñeyro en Avellaneda, que realizaba actividades de curtido y teñido de cueros, volcando efluentes sin tratamiento a la vía pública y causando un grave perjuicio ambiental, donde se incautó la mercadería depositada en el lugar y se ordenó el desmantelamiento de toda la maquinaria existente.

En ocasiones anteriores, el cuerpo de inspectores de ACUMAR había clausurado la planta por graves faltas a la normativa ambiental vigente y por incumplir de forma reiterada con todas las intimaciones realizadas, habiendo observado, además, graves falencias estructurales en el edificio, que comprometen la seguridad de las y los trabajadores.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias